La historia de desamor de la canción Pecadora.

La canción “Pecadora” es uno de los sencillos que componen el séptimo álbum  de la cantante Lila Downs, denominado “Pecados y milagros”. La letra de este tema relata una apasionante historia de amor y desamor.

A través de la canción nos encontramos con frases que aluden a la tentación, el dolor, el corazón y al pecado; pero a la vez se dejan leer estrofas que esbozan la aceptación de la persona amada con todos sus defectos. La aceptación y el perdón es el milagro que el amor logra sobre los dos enamorados que parecían destinados a ser los protagonistas de una triste historia de desamor.

historia de desamor de pecadora
Lila Downs autora de Pecadora.

La historia de “Pecadora” es confusa para el lector no avezado o acostumbrado a los versos o prosas surrealistas; pero con un poco de atención se puede encontrar el hilo conductor del idilio amoroso. Lo que parece a simple vista un poema enrevesado resulta en realidad, un tema con un alto contenido poético y de una profunda carga pasional que se plasman en sus letras.

En este idilio amoroso uno de los amantes confiesa su pecado, se deja leer una infidelidad. Pero no estamos aquí frente a un arrepentimiento, sino más bien ante una confesión que grita y quiere dejar claro  una manera de ser, amar y de vivir:

Pero es que quiero, y no lo niego Y me confieso, y quiero más… ¿Será pecado que quiero más?

El otro personaje acepta sin prejuicios este pecado; para concebir que en el verdadero amor no hay juicios, sino aceptación. Reconoce que lo que hace única y hermosa a la otra persona es esa descarada libertad, ese hedonismo que no se amilana ante ninguna moral:

Te amo, si vuelas te alcanzo y te agarro, porque eres mi pecadora, la pantera de la aurora.

Esta canción que la mexicana Lila Downs cantan en compañía con los argentinos de Illya Kuryaki and the Valderramas Inicia con una melodía suave, casi insonora, en este espacio de tiempo el personaje declama su querer; cuando el relato alude a los sentidos, al cuerpo y a la confesión de los pecados, el ritmo se acelera, se involucran más instrumentos que nos llevan a sentir la excitación del idilio, nos adentramos a un carnaval de resonancias, versos y emociones que hacen de “Pecadora” un milagro musical agradable no solo al oído, sino también atractivo para el alma y para el cuerpo.

Contenido relacionado:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *