Frases del libro Apuntes del Subsuelo

Este artículo contiene frases del libro Apuntes del Subsuelo, novela corta del escritor ruso Dostoievski. En ella encontramos el habitual antihéroe Dostoievskiano con todas sus tribulaciones y con todos sus demonios interiores.

La novela se narra en mi primera persona, es el personaje principal quien nos relata sus acciones y sobre todos sus profundos y tristes pensamientos. Al leer, nos sentimos como si estuviéramos con él en un bar o en la sórdida sala de un hogar ruso agobiados por el frio y la desesperanza. Es un libro que hay que leer de un tirón, es un libro que te sacudirá, es quizá una de la novela más duras del atormentado escritor ruso.

No es apta para espíritus blandengues. Si le gustan las historias dulces y alegres y le desagrada escuchar o leer sobre la triste realidad de la vida, aléjese de este libro. No es para usted.

Al igual que en Crimen y Castigo, en esta novela encontramos una frecuente alusión a la conciencia. El autor gusta que sus personaje se autoanalicen, que se cuestionen, que se debatan en ardua batalla con lo que conocemos como conciencia; es por ello quizá, que se uno de los escritores por excelencia cuando leer estupendos monólogos.

Tener una conciencia sobradamente sensible es una enfermedad, una verdadera y autentica enfermedad. Para la vida humana común y corriente basta y sobra con una conciencia ordinaria.

¿Cuáles son las personas que más actúan? Las que menos piensan. Estas no analizan si tal o cual acto es una ridiculez, se entregan al espectáculo cual si carecieran de cerebro. En palabras de Dostoievski:

Los individuos voluntariosos como los hombres enérgicos son activos porque son estúpidos y limitados.

Por otro lado, el autor plantea que aquellos que si hacen del pensar una acción habitual, deben cultivar la seguridad. Sin ella no se puede empezar ninguna obra que valga la pena.

Para obrar se precisa ante todo que el individuo esté absolutamente seguro de sí mismo y no tenga duda alguna.

Otro tema recurrente en Dostoievski es el concepto de voluntad (concepto que también se puede encontrar en Nietzsche), a continuación una frase que binen podría pertenecer a Crimen y Castigo o a Así hablo Zaratustra.

Frase de Dostoyesky - libro apuntes del subsuelo
Frase de Dostoyesky

Lo que el hombre necesita es solo y exclusivamente una voluntad independiente, cuéstele lo que le cueste y llévele a donde lo lleve.

En este momento te invito a recordar algún objetivo que te haya trazado en tu vida. Puede ser comprar un objeto, Participar en una competencia deportiva, hacer una carrera universitaria. ¿Recuerdas como te regocijabas pensando en cómo alcanzar el objetivo? Cada paso que dabas y que te acercaba a él eran para ti grandiosas dosis de emoción y de satisfacción. ¿Pero qué paso cuando conseguiste el objetivo? No lo disfrutaste tanto. Es como si algo se fuera desvanecido en el preciso instante que lo lograste. ¿No es esto cómico?

Al ser humano le gusta el proceso de alcanzar los objetivos, pero no el logro de alcanzarlos, lo cual, por supuesto, es sumamente ridículo. En pocas palabras, el hombre es una criatura cómica.

¿Es el sufrimiento un estado necesario para la felicidad?

Frase de apuntes del subsuelo
Frase de apuntes del subsuelo

Tal vez sea el sufrimiento, la desgracia y los inconvenientes aquello que nos hace hombres, que nos hace crecer, tal vez sea el puente que nos trasladara desde un remedo de vida a una existgencia verdadera.

¿Por qué están ustedes tan firmemente, tan triunfalmente convencidos de que solo lo normal y positivo es ventajoso para el hombre? ¿No es posible que al hombre le guste otra cosa además del bienestar? ¿No es posible que le guste igualmente el sufrimiento, que el sufrimiento sea quizá tan ventajoso para él como el bienestar?

A continuación un fragmento con que las personas que tienen problemas para socializar se edificaran. ¿Cómo se siente cuando están en una reunión social? Es bastante incomodo estar rodeado con personas con las que no encajamos ¿Cierto? Sufrimos como condenados cada segundo que pasamos en ese ambiente.

Yo tenía paciencia bastante para estar sentado allí como un pazguato durante casi cuatro horas, escuchando lo que decían esos individuos, sin atreverme  a hablar con ellos ni saber que decirles. Me quedaba atontado, casi paralizado y a veces empezaba a sudar.

Más sobre el pensar y el actuar:

Pero, este no es el momento de pensar, ahora lo que necesito es encararme con la realidad.

Hay quienes que cuando salen a una reunión social se entregan a la hipocresía y a la falsedad, por unas horas construyen un mundo de fantasía; pero no olviden que al finalizar la noche o en la sórdidas horas de la madrugada deben regresar a su triste realidad.

En el trayecto hasta mi casa, estaba cansado, deprimido, perplejo, pero por entre esa perplejidad apuntaba ya la verdad. ¡La asquerosa verdad!

Querido lector, si aún sigues aquí, te felicito, tienes un carácter fuerte para aguantar estos apuntes del subsuelo, pero déjame decirte que el párrafo que sigue tiene una fuerte dosis de amargura. Por otro lado, si estás dispuesto a leer el libro, te recomiendo que no leas el siguientes líneas, porque estas pueden contener pequeñas revelaciones de la trama de la novela. Advertido quedas.

En todo caso sé que soy un canalla, un sinvergüenza, un egoísta, un vago. Esto tres días pasados temblaba de espanto de pensar que podrías venir. ¿Y sabes lo que más me preocupaba durante esos tres días? Pues que entonces había hecho ante ti el papel de héroe y ahora me veías de pronto con esta bata raída. Como un mendigo repugnante. Hace un momento de dije que no me avergüenzo de mi pobreza: pues has de saber que si me avergüenzo, que me avergüenzo más que de ninguna otra cosa, que es algo que temo más que nada, más que ser un ladrón, porque mi vanidad es tan grande que a veces siento como si me hubieran despellejado y cualquier soplo de aire me hiciera daño.

Y la desolación continua líneas más adelante:

Soy un canalla, soy el más ruin, el más ridículo, el más mezquino, el más idiota y el más envidioso de cuantos gusanos hay en la tierra, ninguno de los cuales es mejor que yo, pero no sé por qué demonio, nunca se turban ante nada; mientras que a mí, durante toda mi vida, cualquier piojo podrá darme un papirotazo, porque esa es la clase de tipo que soy.

No hay tarea más fútil que dedicarse a pensar los acertijos de la vida y del amor.

Los razonamientos no explican nada y, por lo tanto, es inútil recurrir a la razón.

Solo en el amor puede una mujer encontrar su plena resurrección, su completa redención de toda clase de calamidades, su absoluta regeneración.

Ahora querido lector, Dostoievski en una de las páginas del libro lanza la siguiente cuestión

¿Cuál de dos es mejor, la felicidad barata o el sufrimiento exaltado?

¿Qué le responderías  a nuestros entrañable  y profundo escritor ruso? ¿Cuál es tu opinión?

Contenido relacionado:

Un Comentario sobre “Frases del libro Apuntes del Subsuelo”

  1. Dostoyevski es uno de mis escritores favoritos. Ya había leído apuntes del subsuelo, en su momento fue un libro con el que me identifique, hoy lo recuerdo con mucha nostalgia, y estas frases me han animado a leerlo nuevamente. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *